Slime’s Journey ¿Vale la Pena?

¡¡Comparte donde quieras!!

Slime's Journey

7.1

Jugabilidad

7.0/10

Soundtrack

8.5/10

Ambientación

9.0/10

Dificultad

4.0/10

Pros

  • Su estética es encantadora
  • El acompañamiento musical causa nostalgia
  • Puede ser usado por los amantes del Speedrun
  • Puede correr en prácticamente cualquier computadora

Contras

  • Presenta unos pequeños bugs
  • Su duración es muy corta
  • Sus jefes son muy repetitivos

En una industria donde la mayoría de los videojuegos luchan constantemente para ver quien supera a quien, existe un pequeño mundo lleno de juegos humildes, sencillos y creados para divertir a todas las edades sin importar quien seas o que tipo de videojuegos sean de tu agrado. Este pequeño mundo es conocido como el mercado de los juegos Indie. Juegos pequeños, modestos, pero muy divertidos y variados entre si, con propuestas experimentales que resultan muy llamativas para algunos. Todo lo anterior mencionado, es el claro ejemplo de Slime’s Journey y aquí vas a descubrir qué es.

Comienza el viaje

Slime’s Journey, es un juego Indie desarrollado por lightUP y distribuido en septiembre de 2021. Muy fiel a los primeros juegos Metroidvania y nostálgico a la vez por su acompañamiento musical, en Slime’s Journey encarnamos a una pequeña bolita de Slime recién nacida que debe emprender un viaje peligroso para salvar a sus padres, que fueron secuestrados por un temible hechicero.

A simple vista, su premisa parece algo genérica y hasta rebuscada. Sin embargo, como el buen metroidvania que es, no debe juzgarse por su historia, sino por su jugabilidad y mecánicas.

Un mundo confuso y enrevesadamente bonito.

Una vez que comenzamos nuestro gameplay, somos tan solo un pequeño huevo el cual debe buscar su camino fuera del cascarón; un toque bastante sutil y que se agradece por lo tierno que puede parecer. Nuestro hogar, será el punto de referencia para todo el mapa, pues este se encuentra en toda la mitad del mapa. Desde un principio tendremos una cantidad variada de sombreros y aditamentos para colocarle a nuestro Slime y personalizarlo como queramos.

Su gameplay resulta de lo más sencillo y amigable, como mecanismo de defensa contamos con 2 tipos de ataque, podemos defendernos con disparos pequeños de slime que hacen daño moderado o podemos lanzar bombas que hacen más daño pero son limitadas y deberemos irlas recogiendo por todo el mapa.

El mapeado del juego está muy bien logrado y con ese estilo pixelArt se ve simplemente hermoso, los escenarios varían dependiendo de nuestro progreso dentro del juego y a medida que vayamos venciendo a los diferentes jefes que nos encontremos. El diseño de zonas siempre representará un desafío moderado, no para que vivas con el miedo de que morirás en cualquier momento, sino para que vayas con calma y calcules bien los disparos de tus bombas.

El acompañamiento musical encaja a la perfección con la estética que el juego transmite a tal punto que verdaderamente llegas a creerte que te encuentras en un juego de internet dirigido específicamente para niños. Sin embargo, eso no es significativo para que no puedas disfrutar a tu gusto de las canciones tan encantadoras y pegajosas que el juego posee.

Una dificultad que te golpea… pero no muy fuerte

A medida que avanzas por el mapa, te encuentras con enemigos diferentes. Algunos que simplemente están puestos para crearte un obstáculo y otros que directamente matarlos es algo tedioso por lo simple de su única mecánica, correr hacia ti a gran velocidad lo cual dificulta matarlos sin perder algo de vida en el proceso. Claro está, no todos son así, hay algunos que está puestos para ser un obstáculo en tu camino que tendrás que resolver para poder avanzar.

El juego premia la exploración de su mapa que, a pesar de ser pequeño, esconde diversas pociones y aumentos y mejoras para ayudarte a mejorar tu aventura. Tales mejoras pueden ayudarte a alcanzar una zona que no habías podido visitar o aumentar tu daño significativamente. Todo esto con el fin de que explores nuevamente secciones del mapa que no habías visitado con anterioridad.

En tu recorrido, te encontrarás con tiendas en donde podrás comprar pociones de salud o puntos de incremento para tu barra de vida. Sin embargo, estas serán muy escasas en el juego y dispersas la una de la otra por lo que siempre tendrás que tener cuidado al momento de avanzar por el mapa.

A pesar de todas las virtudes mencionadas anteriormente, el juego peca en un aspecto que es fundamental en los juegos del genero Metroidvania y es en su diseño de jefes. Aunque estéticamente se vean diferentes los unos de los otros, al final resultan teniendo exactamente las mismas mecánicas y hasta con la misma cantidad de vida, la cual es bastante reducida haciendo que un enfrentamiento contra jefe no dure más de 1 minuto y la emoción de enfrentarlos no se llegue a sentir en ningún momento.

¿Vale la Pena?

Luego de exponerte todos los pros y los pocos contras que el juego posee, nuestra respuesta definitiva de si deberías jugar a Slime’s Journey es un rotundo si, pero, con mucho cuidado. Slime’s Journey no es un metroidvania tradicional; aquí no encontrarás un desafino o algo digno de memorar con algo innovador.

Lo que Slime’s Journey representa es un juego sencillo, amigable y divertido con una duración no superior a 1 hora y que todos nosotros podemos disfrutar por la cantidad tan reducida de requisitos que pide en computadora. Si estás dispuesto a probarlo, hazlo como alguien casual, alguien que apoya a la industria de los videojuegos indie, y como alguien que solamente espera divertirse y volver a su infancia donde todos los juegos eran pixelados y del mismo estilo.

De momento es todo lo que tenemos para ti. Si deseas conocer más detalles sobre otros proyectos de los cuales hemos hablado, chécate esta genial reseña: Nexomon: ¿Vale la pena? o pásate por nuestras redes sociales FacebookTwitter e Instagram para estar más en contacto. Y como siempre recuerda que… Ser Cool, #EsDeGamers.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *