Ninja Gaiden Master Collection ¿Vale la Pena?

Ninja Gaiden Master Collection

7

Jugabilidad

8.0/10

Música

7.0/10

Dificultad

8.0/10

Gráficos

7.0/10

Historia

5.0/10

Pros

  • Buena dificultad
  • Buena banda sonora
  • Gran jugabilidad
  • Nostálgico para veteranos
  • Gran variedad de armas y habilidades

Contras

  • La cámara es horrible
  • Mal diseño en los controles
  • El tercer título es un poco decepcionante
  • Puede parecer antiguo para jugadores nuevos

Hace mucho tiempo, antes de que los Souls de FromSoftware nos hicieran rabiar y arrojar controles al piso por la frustración (todos lo hemos hecho… ¿No?), hubo otra serie famosa por su tremendo nivel de dificultad.

La historia de Ryu Hayabusa, el protagonista de la saga Ninja Gaiden (Ninja Ryukenden en Japón y Shadow Warriors en Europa y Australia), es muy, muy larga y ha estado presente en muchas generaciones de consolas.

Siempre –o casi siempre- con una buena recepción y buenas críticas, Ninja Gaiden se ha convertido en un videojuego de culto que regularmente se adapta bien a las nuevas tecnologías aunque manteniendo su estilo muy particular.

Y como no podía ser de otra manera, ha llegado el momento de revivir al Clan Hayabusa, desempolvar la Espada del Dragón y, probablemente hacer muchos corajes cuando los bosses acaben con nosotros una y otra y otra y otra y otra vez.

El camino del ninja

A partir de este 10 de junio, los usuarios de Play Station 4, Xbox ONE, PC y Nintendo Switch tendrán la posibilidad de jugar la Ninja Gaiden Master Collection, una recopilación que reúne los títulos Ninja Gaiden Zigma, Ninja Gaiden Zigma 2 y Ninja Gaiden 3: Razor’s Edge, no los únicos, pero sí tres de los juegos más representativos de esta saga.

El resultado es sumamente satisfactorio y la experiencia de juego muy similar a la de aquel lejano 2004, cuando de la mano de Team Ninja y TECMO nos pusimos en la piel de Ryu por primera vez, las cosas han cambiado poco, podemos disfrutar de dos grandes juegos y bueno, un tercero que es… diferente.

Es importante señalar que no estamos hablando de un remake sino más bien de una remasterización, esto tiene puntos  tanto positivos como negativos ya que hay problemas que había hace casi veinte años y lamentablemente siguen presentes.

La dificultad

El peor enemigo del juego definitivamente es la cámara, las entregas de Ninja Gaiden son muy vertiginosas, no se trata de un button smasher convencional, cada movimiento debe ser calculado cuidadosamente, debes aprender a bloquear y pasar al ataque en los momentos exactos, esquivar, usar las armas a distancia (desde shuriken hasta flechas y bombas de humo) sin olvidar curarte cuando tu salud esté baja.

Hay tantos elementos de los que debemos estar pendientes que puede resultar muy frustrante y muy molesto que la cámara no se adapte a los movimientos de los personajes, hay momentos en los que simplemente no ves a los enemigos cuando se te acercan y basta con que acierten un par de golpes para ponerte en serios problemas.

De igual manera, los controles no están bien optimizados y no tienen efecto hasta que Ryu termina sus animaciones, es decir, si estás atacando y quieres bloquear en el último momento, Ryu no lo hará hasta que termine la animación de ataque, si estás acostumbrado a peleas a lo Batman Arkham, estas peleas te van a costar un poco de trabajo.

La dificultad siempre ha caracterizado a estos juegos, especialmente en lo que respecta a los bosses, no solo son visualmente geniales, también son peligrosos y seguramente tomará un par de intentos poder derrotarlos.

Por lo menos en lo referente a los dos primeros títulos, podemos afirmar que es un juego de destreza, reflejos y coordinación, incluso con elementos a lo Resident Evil en momentos en los que tendremos que explorar y encontrar llaves que nos permitan seguir avanzando.

Visualmente, los juegos han envejecido bien y hay momentos en que se ven impresionantes, los combos y las eliminaciones son divertidísimas y satisfactorias, puede ser muy gore para algunas personas, pero son ninjas, justo así es como debe ser.

Si esta reseña te interesó, tal vez quieras leer nuestra reseña sobre Resident Evil Village.

Las Espadas del Dragón

La historia trata del Clan Hayabusa, una familia que se encarga de custodiar una espada forjada a partir de un colmillo de dragón y que es la única arma capaz de contrarrestar el poder de la Espada del Dragón Oscuro, una espada malévola ansiada por malvados guerreros con sed de poder. 

Le corresponde al heredero de los Hayabusa, Ryu, proteger a su aldea y resguardar la espada, las cosas se le van a complicar mucho, pero cuenta con un gran arsenal de armas que iremos desbloqueando (y mejorando) conforme avanzamos en la historia, así como movimientos especiales y poderes elementales que, aunque sea un poco, equilibrarán las batallas.

El segundo juego, Ninja Gaiden Zigma 2, destaca muchísimo por la enorme mejora en los gráficos, los controles responden mucho mejor, pero mantiene el que probablemente sea el peor trabajo de diseño de controles de toda la saga: el botón de “acción” y el de “ataque con arma a distancia” es el mismo, por lo que si estás en medio de una batalla y tratas de recoger una valiosísima poción que restaure tu salud, a menos que estés en el milímetro exacto, es probable que termines desperdiciando flechas o bombas de humo… y que no recojas la poción.

Los dos primeros títulos hasta el día de hoy siguen siendo sumamente disfrutables, divertidos, épicos y emocionantes, destaca mucho el apartado visual de la segunda parte y la música en general de toda la saga que desde el primer minuto te motiva a destruir a quien se te ponga en frente.

Lamentablemente, la tercera parte, Razor’s Edge acaba por ser un poco decepcionante. Se siente fuera de lugar, no mantiene el espíritu de las entregas anteriores.

Si Ninja Gaiden fuera Resident Evil, Razor’s Edge sería Resident Evil 5.

Totalmente enfocado en la acción, este título sí es más cercano a Devil May Cry, con menos estrategia y cálculo y más apretar botones hasta dejarlos inservibles, los cambios en la ambientación probablemente eran necesarios para darle variedad a la saga, pero es un juego que simplemente no se siente como Ninja Gaiden, de hecho, es muy al estilo de Metal Gear Rising.

Esto no necesariamente es algo malo pero sí se siente muy diferente, tal vez una manera efectiva de acercarse a la Master Collection sería justamente empezar con Razor’s Edge y luego pasarse a sus precuelas.

Ninja Gaiden es un nombre importante para el gaming y es muy de agradecer que podamos tener acceso a esta saga, es una gran introducción para los jugadores que no la conocen y definitivamente un regalo de nostalgia para los de la vieja escuela que morimos mil veces a manos de Barbarian

Como detalle final, la versión deluxe incluye un artbook digital y el genial soundtrack de la trilogía.

Una refrescante opción llena de acción, katanas y violencia, totalmente recomendable.

Y ésta es nuestra reseña de Ninja Gaiden Master Collection, no olvides dejar tu like en Facebook y suscríbete a nuestro canal de YouTube para más contenido similar y lo más importante, no olvides que ser cool, #EsDeGamers.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *