Metal Gear Solid (PC port) – ¿Vale la pena?

¿Qué se puede decir de este título que no se haya dicho antes? La punta de lanza de una generación completamente nueva en cuanto a juegos de sigilo, la leyenda. Metal Gear Solid.

Con más de seis millones de copias vendidas alrededor del mundo, este juego estrenado en 1998, este título reinventó, o más bien, hizo necesario, el factor sigilo en los juegos de sigilo. Un Snake que inicia el juego completamente desarmado, sin mucha resistencia a balas y sin más equipo que un radio y unos binoculares hacía ya necesario el valerse de todo el tacto posible. Su estilo de juego, casi cinematográfico y con mayor peso en la historia le aportó la seriedad necesaria para trascender su momento, y alumbrar una camada de secuelas que seguirían la misma vena.

Ahora, 22 años después, los jugadores de PC pueden experimentar, de la mano de Konami, este veterano título por primera vez; o volver a Shadow Moses luego de tanto tiempo.

Suena bien, ¿No?

Justo en la infancia

Publicado como “port” en GOG.com, su paso a PC es de los peores casos de optimización que he visto. Deja muy atrás los deficientes controles del Castlevania: Lords of Shadow en Steam.

Los controles hacen de este título prácticamente injugable. Pasé 10 minutos en la primera misión de Snake intentando moverme. Es un problema de origen: la tecla “left” era completamente inservible, el personaje no respondía a ese estímulo, pero se movía a la izquierda apretando la tecla “down”. Y se pone más ilógico, para moverse en dirección sur, dado que la tecla “down” servía para irse a otra dirección, era más complicado. Eventualmente descubrí que para dirigirse al sur, había que apretar, sí, tecla “down”, pero también “right” al mismo tiempo.

Los controles no solo estaban mal mapeados de origen, sino que, al momento de descargarlo, no tenían asignadas las funciones mencionadas a las teclas correspondientes.

Sin mencionar que el juego había sido transferido íntegramente a PC, así que, cuando el coronel nos pide presionar el botón “Select”, uno no sabe de qué está hablando. No tendría problema con que la voz del personaje aún dijera “Select button”, es parte de la inmersión. Pero ¿En serio costaba más allá de 22 años cambiar la denominación del botón que necesito?

Algunos me dirán, con justa razón, que es culpa mía por no abrir la configuración y ver qué botón está asignado a qué tecla. Otros me dirán que si uso Windows 10, debería conectar un control y dejar de hacer el ridículo.

A lo primero respondo que la configuración abierta fue justo lo que me indicó que el juego está mal mapeado. A lo segundo, conecté un mando Xbox con controladores actualizados, un mando perfectamente funcional (como atestiguaban su botón de “Home” brillante con forma de X gigante), sin que el juego hiciera un esfuerzo, ya no por reconocer el control, sino tampoco por asignarle botones, ¡En el propio menú de mapeo!

En su integración visual, también quedan a deber. Dado que no se corre en un port, o al menos no en un port que yo haya experimentado antes, configura la resolución de la pantalla en un cuadro de apenas poco más de 380 pixeles de alto.

De manera que, por ejemplo, si yo estoy usando un monitor de 1920×1080 pixeles, solo tengo un cuadro pequeño rodeado de nada, y es computadora, así que los demás procesos abiertos en ventanas se tienen que ajustar a ello.

Todo ese desastre en indicarle al sistema qué resolución estás jugando, ocasiona que los procesos en el explorador de Windows terminen completamente irresponsivos. ¿Dar click al programa en barra de tareas? Nada, no cambia ventana como se supone debería hacer. ¿Apretar Alt+Tab para cambiar de aplicación? Se ilumina la ventana cambiada, pero no pasa a ella. Solo puedo ver lo demás minimizando cosas.

Es como si en lugar de un port, el juego hubiese sido ejecutado sobre un emulador, el cual estuviese montado en otro emulador. En un ROM particularmente defectuoso.

¿Entonces vale la pena?

Si alguien tiene la oportunidad, consígase el PlayStation 1 y busque el juego original de Metal Gear Solid en Ebay, o en algún sitio así. Un cable que adapte el RCA a HDMI y mucha suerte. Su adaptación a PC deja demasiado qué desear, y su jugabilidad rota y su nula optimización solo corrompen los recuerdos de épocas más felices.

Reinicio mi computadora (porque el caos que el solo proceso de Metal Gear Solid dejó no me pone muchas opciones) decepcionado.

El rant terminó, pero la información no. Nuestro colega Andrews también checó la Konami Collection con Castlevania y Contra, mira cómo le fue aquí. No olvides checar nuestro canal de YouTube para más contenido. Esto no fue una experiencia cool, porque lo que es cool #EsDeGamers.

Comentarios gamers

comments