Loading...
GamingReseñas

Captain Tsubasa: Rise of New Champions — ¿Vale la pena?

El fútbol es uno de los deportes más representativos de la humanidad. Es, si no estoy equivocado, el deporte más popular en todo el mundo. A un nivel tan sorprendente que su propio mundial es televisado casi con la misma importancia que las olimpiadas. Ahora, yo no soy un gran fan del fútbol, sin embargo, vivo en México e, inevitablemente, todos a mi alrededor eran enormes fanáticos. Recuerdo viajar al Ángel de la independencia a gritar por la victoria de la selección, a pesar de conocer a solo dos miembros del equipo y… no haber visto el partido.

“Un mexicano adicto al fútbol es, entre otras cosas, un masoquista que colecciona agravios, jueves de dolor para los que no hay domingos de resurrección”

– Juan Villoro, Dios es Redondo

Este deporte representa mucho más que solo personas pateando un balón por una hora, es un campo de batalla donde el espíritu, la estrategia y el físico son lo más importantes. Nunca fui muy bueno jugándolo, tampoco viéndolo; pero, hubo una oportunidad para que pudiera entender la pasión y el amor que todos tenían por él. Súper Campeones era un anime que se estrenó en Latinoamérica cuando yo era niño y fue mi camino directo al fútbol.

Ahora, después de casi 40 años de su estreno original, la historia de Oliver Atom y sus amigos ha llegado a nuestras consolas. Captain Tsubasa: Rise of New Champions, es un videojuego de deportes desarrollado por Tamsoft y publicado por Bandai Namco Entertainment que plantea traer a la cancha la emoción de los tiros imposibles, las canchas ridículamente largas y una nueva dinámica para jugar fútbol como nunca.

CAPTAIN TSUBASA: RISE OF NEW CHAMPIONS

Antes que nada, gracias, Bandai Namco por este código de reseña.

Meterles gol a los titanes

Adaptar un anime de deportes suena como una tarea muy complicada y lo es, principalmente en el fútbol. Gracias a FIFA y, hasta hace unos años, PES, el fútbol se ha convertido en el deporte más icónico de los videojuegos. Cada año hay un nuevo FIFA y cada año hay nuevas quejas y cada año el ciclo se repite.

Nos hemos vuelto inmunes a los encantos del deporte por la constante monotonía del deporte. Sin embargo, adaptar una historia donde la física funciona de maneras irreales, el espíritu importa más que la estrategia y un balón puede atravesar olas con un solo tiro, suena como una gran forma de romper el ciclo.

CAPTAIN TSUBASA: RISE OF NEW CHAMPIONS

Lamentablemente, Captain Tsubasa: Rise of New Champions se queda corto en sus nuevas dinámicas y adapta mucho el gameplay de otros juegos de fútbol como para diferenciarse del medio. Parecería que las dinámicas y sus conceptos ya están tan bien establecidos que es imposible separarse de ellos. ¿Acaso nos hemos atrapado en una esfera de perfección donde solo EA puede reinar sobre el deporte?

Durante el juego, la dinámica principal será meter gol, esto suena muy obvio, pero, un gran problema es que no tiene por qué ser así. El fútbol es un deporte muy dinámico y con muchas distintas estrategias, donde meter gol es solo una vía para la victoria. Para lograr esta meta en el juego, necesitarás, casi obligatoriamente, a los jugadores estrella, aquellos con tiros especiales que acaben con la resistencia del portero.

CAPTAIN TSUBASA: RISE OF NEW CHAMPIONS

Muchas veces parecerá casi un hecho aleatorio los motivos por los que un gol llega a entrar a la portería y aunque tus defensas tengan tiros especiales, pocas veces te tomarás la molestia con sus tiros de menor fuerza que los de los protagonistas.

Capturar o dejar pasar un gol, he ahí el dilema.

Captain Tsubasa: Rise of New Champions termina por convertirse en un juego sin mucha estrategia. Si tienes a los mejores goleadores, no te preocupes, ya ganaste. Si no, solo tendrás que grindear un poco para llegar al objetivo en cuestión. A pesar de funcionar en un sistema de estadísticas, nada llega a ser seguro. Aunque tengas al peor defensa, podrás quitarle la pelota al mejor delantero y viceversa.

El juego entero funciona con un sistema de resistencia, tus jugadores podrán hacer distintas acciones dependiendo de el restante de su barra de habilidad. Podrás esprintar, hacer regates, pases largos y tiros especiales, para tener una ventaja sobre tu contrincante.

CAPTAIN TSUBASA: RISE OF NEW CHAMPIONS, Oliver Atom, Súper Campeones
CAPTAIN TSUBASA: RISE OF NEW CHAMPIONS

Sin embargo, los regates terminan por ser una dinámica muy simple. Con presionar un botón puedes obtener cinemáticas indetenibles o eso parece, hasta que, por un hecho totalmente aleatorio, el regate no funciona. Los pases son otro problema, los jugadores parecen tener imanes en los pies que atraen al balón, pero, muchas veces un pequeño error en el joystick y el balón irá al medio de la nada.

Lo aleatorio en sus reglas termina por ser frustrante. El juego entero se siente inmaduro, ingenuo, sin decidirse si esto debiera de funcionar como un Dark Souls o un RPG. Ligero ante sus propias ambiciones y demandas. Parece que intenta solo complacer a los fanáticos del anime con poner a los personajes correspondientes en una serie de reglas a medio cocinar.

Los Súper Campeones dejan de sentirse muy poderosos cuando el juego agarra un bug y decide que tu jugador se moverá, por sí solo, a las afueras de la cancha o que repentinamente dará muchas vueltas en círculos hasta cansarse.

“Hay que llegar a la cima”, dice Oliver, otra vez.

CAPTAIN TSUBASA: RISE OF NEW CHAMPIONS, Oliver Atom, Súper Campeones
CAPTAIN TSUBASA: RISE OF NEW CHAMPIONS

Esto no significa que el juego no llegue a ser emocionante. Captain Tsubasa: Rise of New Champions cuenta con 3 modos de juego: La historia de Tsubasa, la historia del nuevo héroe y el modo competitivo. Todos ellos tienen cosas buenas, momentos de mucha emoción y una serie de elementos que terminan por darle una jugabilidad pasable.

En el modo de Tsubasa, jugaremos un torneo entero con los jugadores del Nankatsu, el equipo de Tsubasa, en el último torneo preparatoriano. La historia se explica con una serie de “cinemáticas”, aunque terminan por ser imágenes 3D estáticas con texto y diálogos, entre partidos. Sin embargo, se logran momentos de mucha emoción con la dinámica de las DDA, que son cinemáticas activadas por acciones del juego que le dan mucha importancia al partido.

CAPTAIN TSUBASA: RISE OF NEW CHAMPIONS

Jugando contra el Otomo, el equipo de Steve Hyuga (como era conocido en latinoamérica), hubo muchos momentos que me llevaron de regreso al anime. Pero ninguno de estos momentos se siente merecido, pues al ser parte de una cinemática obligatoria, los goles increíbles no son un logro tuyo, si no de los personajes del juego.

Esto nos lleva al siguiente modo, el nuevo héroe. Aquí, crearás a un personaje que crecerá dependiendo de tus acciones en la historia, para que se una a las otras escuelas que no son la titular para competir en un torneo que decidirá a los integrantes de la selección juvenil japonesa. Debido a la constante integración de cinemáticas y a la poca participación de tu personaje en la historia, sentirás que su importancia no es tan grande como el juego intenta proponer.

CAPTAIN TSUBASA: RISE OF NEW CHAMPIONS, Oliver Atom, Súper Campeones
CAPTAIN TSUBASA: RISE OF NEW CHAMPIONS

Muchos nuevos tiros y pases aparecen durante este modo, pero no para tu personaje, solo para aquellos que tienen drama establecido dentro de su narrativa. Es emocionante, sí, a veces; pero mucha de esta emoción no la vivirás con tu personaje, que se sentirá más una obligación mejorar que solo usar a uno de los protagonistas.

El fútbol no se juega solo.

CAPTAIN TSUBASA: RISE OF NEW CHAMPIONS, Oliver Atom, Súper Campeones
CAPTAIN TSUBASA: RISE OF NEW CHAMPIONS

Falta, entonces, hablar de su dinámica más divertida. El modo competitivo puede ser online o local. Cualquiera de los dos termina por ser el mejor modo disponible. Usualmente los mejores momentos ocurren cuando compites contra alguien más, la frustración de sus inexactas dinámicas llega a ser un método bastante divertido, más no eficiente. Hay goles que entran a pesar de que tu portero tenga toda la barra de resistencia y otros que, a pesar de que las circunstancias son adecuadas, son parados por el portero.

Sin embargo, mis amigos y yo vimos la serie animada de niños. Conocemos a los personajes, sus dinámicas y podemos incluso burlarnos de las ridículas situaciones que propone la historia. Súper Campeones, como era llamada aquí en México, representó, para muchos de nosotros, la entrada al mágico mundo del fútbol.

Oliver Atom, Steve Hyuga, Benji Price y la selección juvenil de Japón

Si eres un fanático, con todo y camiseta, de la historia original, el juego valdrá mucho la pena. Podrás recordar con mucho cariño momentos bastante populares de la historia y vivir la experiencia de dar un tiro con efecto o lanzar el mítico tiro del tigre. Encontrándome un poco del otro lado, donde he olvidado mucho de aquellos tiempos, Captain Tsubasa: Rise of New Champions es un sinfín de dinámicas repetitivas, que jamás proponen algo nuevo y que se estancan en una curva de dificultad inexistente.

¿Cómo que Oliver y no Tsubasa?

Como ya he mencionado, yo vi la versión original del anime, cuando aún no había una condición de tropicalización. Entonces, aunque no fue nada mayor, sí me encontré muy confundido con los nombres de los personajes. Gran parte de Captain Tsubasa: Rise of New Champions me pareció muy lejano.

CAPTAIN TSUBASA: RISE OF NEW CHAMPIONS

De niño yo no conocía a Ozora Tsubasa, Genzo Wakabayashi o Ken Wakashimazu. Yo conocí a Oliver Atom, Benji Price y Richard Tex-Tex. Me hubiera encantado una versión localizada para Latinoamérica. Ya que este juego está fundamentado en el amor por las antiguas glorias, no hubiera caído nada mal. La tropicalización de un producto extranjero logra crear conexiones más personales, casi locales, con la audiencia en cuestión.

Entiendo que se pidió desde la casa productora que se mantuvieran los nombres originales, pero el ataque a mi nostalgia fue la única razón por la que quise experimentar este juego. No digo que esto sea algo malo, solo que hubiera sido una grata sorpresa. Súper Campeones marcó tanto las infancias de mi generación, y algunas anteriores, que muchos niños portan el nombre Oliver, solo por esta serie.  

Los despampanantes tiros mágicos.

Solo resta hablar de su apartado artístico. Sus visuales son interesantes, aunque no de la buena forma. Existe una combinación de estilos, donde los personajes son modelos 3D con cell shading y los fondos imágenes 2D. Estos dos se funden en imágenes muchas veces confusas, que evitan el dinamismo en las cinemáticas, que por si solas tienen cámaras estáticas en planos americanos el 90% de las veces.

CAPTAIN TSUBASA: RISE OF NEW CHAMPIONS

En muchos momentos me vi saltándome la escena en cuestión pues llevaba 10 minutos sin poder jugar. Los personajes tienen como 6 expresiones programadas durante cinemáticas y una pose en la que parecen estar todo el tiempo. Durante gameplay, los colores vibrantes llaman la atención, pero la cámara no les hace ningún favor a los modelos. Todo luce incomodo, y fuera de lugar en muchos momentos. Excepto en los tiros y regates, donde el juego brilla en su dinámica cámara y colores, como si estos fueran los únicos a los que visualmente le pusieron atención.

CAPTAIN TSUBASA: RISE OF NEW CHAMPIONS, Oliver Atom, Super Campeones
CAPTAIN TSUBASA: RISE OF NEW CHAMPIONS

Dónde no puedo quejarme, es en la música. La selección musical es enorme, teniendo incluso algunos remixes de canciones originales del anime y es la mitad de la razón por la cual los partidos se vuelven emocionantes. No negaré que exploré con emoción toda la sección musical de la galería y escuché varias de sus canciones mientras trabajaba. Con ellas, todo se siente como un emocionante partido de fútbol.

Nos veremos pronto Oliver.

El deporte es uno de los géneros que más se han estancado en los videojuegos, pero, Captain Tsubasa: Rise of New Champions puede ser uno de los primeros pasos para volver a innovar sobre él. Largo es el tiempo en el que no hemos visto un nuevo Mario Strikers o FIFA Street, donde el fútbol no era un deporte que solo jugaba Messi y Cristiano. Donde los poderes mágicos, la estrategia sagaz y la valentía eran recompensados.

Captain Tsubasa: Rise of New Champions, o como me gusta decirle, Súper Campeones, no falla rotundamente al intentarlo, pero solo llega a eso, un intento. Vislumbramos desde lejos aquello que algún día podrá ser, la forma de destrabar las dinámicas establecidas y mover al género de su lugar. El fútbol es uno de los juegos por excelencia, es un deporte de todos, dejemos que también lo sea del videojuego.

Si te gustó esta noticia puedes checar esa nota sobre el nuevo video del tema de James Bond. También, puedes checar otras notas de cineseries y gaming. No olvides seguirnos en TwitterFacebook y YouTube.

Recuerda que pelear por la gloria en la cancha #EsDeGamers.

Comentarios gamers

comments

One comment

Comments are closed.