Loading...
CineComicReseñas

Zack Snyder’s Justice League ¿vale la pena?

PARTE 1: CRISIS EN LAS TIERRAS INFINITAS

Han pasado casi cuatro años desde que vimos la película “Justice League” por primera vez (ustedes tal vez no lo recuerden, pero nuestros antepasados solían asistir a salas de cine abarrotadas de gente que no usaba cubrebocas ni se ponía gel antibacterial, bien raro).


“Justice League” fue un fiel representante del Universo Extendido de DC y al igual que sus predecesoras resultó decepcionante y ampliamente ridiculizada. La pequeña llama de esperanza que significó “Wonder Woman” (una película regular que fue recibida como obra maestra porque, bueno, en comparación con lo demás, eso parecía), se extinguió al ver reunido a un equipo de héroes desangelado, aburrido, sin química, fracasando en sus intentos por ser gracioso, venido a menos y totalmente inepto ante la ausencia de Superman. 


Mientras las películas animadas de DC y Warner mantenían un elevadísimo nivel, el live action simplemente parecía no funcionar para Batman y sus súper amigos y la Liga de la Justicia estaba perdiendo una batalla muy importante: la de las taquillas.

PARTE 2: LA NOCHE MÁS OSCURA

Luego de la pobre recepción de parte de la crítica y el público general, se revelaron una serie de sucesos que de alguna manera explicaban el fracaso de la cinta, entre otras cosas, el director Zack Snyder tuvo que abandonar la producción debido al lamentable fallecimiento de su hija, (además de que la producción ya no confiaba tanto en su capacidad luego de las críticas de “Batman V Superman”), el guion sufrió varias re escrituras y la responsabilidad de la dirección recayó en Joss Whedon, quien volvió a filmar casi la totalidad de la película.


No es la primera vez que la industria pasaba por algo similar, ya otros directores habían denunciado que la versión estrenada de sus películas había sufrido cambios considerables por parte de los estudios (te estoy hablando a ti Fant4stic).


Sabiendo esto, fueron los fans los que demandaron enérgicamente el estreno de la versión original de Snyder de la manera en la que todas las iniciativas sociales, culturales y políticas se manifiestan actualmente: por medio de un hashtag. #ReleaseTheSnyderCut

Gracias a esta iniciativa, este 18 de marzo se estrenó en diferentes plataformas de streaming “Zack Snyder’s Justice League”, una película de cuatro horas -dividida en seis partes y un epílogo- que presume reflejar la visión original del director, pero que, seamos honestos, también representa un esfuerzo por parte del estudio para enmendar las fallas, volver a poner las cosas en orden (si es que alguna vez estuvieron en orden) y tratar de hacernos olvidar el bigote removido digitalmente de Superman y la instafriendship que brotó gracias al infame “¡¿Martha?!”. Y sí, lo lograron.

PARTE 3: EN EL DÍA MÁS BRILLANTE

A ver, una vez más, que no nos pase el efecto Wonder Woman, lo peor que podemos hacer es sacar las cosas de proporción y tratar el Snyder Cut como una obra maestra, definitivamente no lo es, pero tampoco está nada mal, lo cual vuelve a darnos algo de esperanza para el futuro. Es posible que estemos ante el inicio de una re estructuración que por fin logre plasmar en la pantalla lo que los fans y los personajes se merecen.


Se nota un gran aprendizaje en todos los aspectos, aunque mantiene su estética oscura, es mucho  más accesible, las secuencias de acción son impresionantes y hay un gran desarrollo de personajes, lo que consigue equilibrar el protagonismo de manera muy eficiente; los miembros del equipo ahora tienen tiempo de crear lazos y eso se refleja en las batallas, cuando pelean contra los parademons, sí, pero también protegiéndose uno al otro mientras lo hacen. 


De igual manera tanto héroes y villanos despliegan sus motivaciones y sus personalidades dándoles una profundidad que no conocíamos en ellos.


Esta Liga de la Justicia es todo lo que debió ser desde el principio, bien planeada, esbozando tramas que se van a ir ampliando con futuras películas, haciendo alusiones sutiles, pequeños comentarios que nos van a emocionar al imaginar lo podríamos ver después, introduciendo personajes de manera sorpresiva (wow ese cameo de la señora Kent, ¡wow!), derrotando a la amenaza inmediata pero manteniendo la incertidumbre de que algo (alguien) mucho más peligroso está por venir y al mismo tiempo, abriendo la puerta para que el equipo siga aumentando sus filas.

No es perfecta, pero es una película totalmente disfrutable, emocionante, divertida y tan épica como debió haber sido siempre. No es una obra maestra, pero tiene el mínimo de calidad que todas las producciones de este tipo deben tener.


Wonder Woman 1984 parecía un clavo más en el ataúd del Universo Expandido de DC, pero, al igual que Superman, parece haber regresado, y mucho mejor que antes.

PARTE 4: SNYDER AMA LAS CÁMARAS LENTAS

Zack Snyder carga el insoportable peso de haber dirigido “Watchmen” y muchas de sus películas posteriores parecen intentos desesperados de volver a hacer algo así de bueno, su Justice League no es la excepción, se siente la misma esencia, la misma estética y sigue usando los mismos recursos, que nos son malos pero terminan por hartar, como la música y ese maldito exceso de cámaras lentas, en momentos resultan extraordinarios y resaltan la epicidad y la emotividad de la acción, pero el uso desmedido resulta terriblemente cansado, si van a ver el Snyder Cut el fin de semana les propongo un drinking game: beban cada vez que haya una cámara lenta; ahora ya no estoy seguro, pero creo que hay una cámara lenta de un rastrillo bajo el chorro de agua mientras Bruce Wayne se afeita.

El sentido del humor sigue siendo un problema, esa oscuridad en sus personajes les ha impedido tener carisma dejando a Barry Allen como el principal comic relief, ahora es un poco mejor, los personajes están más cómodos, hay más química entre ellos, pero la película no se salva de chistes metidos a la fuerza, fuera de tono y de contexto y que demuestran un total desconocimiento de la psicología de los personajes; eso y la actitud arrogante que pueden verse tanto en Wonder Woman como en Superman durante las peleas son problemas que se mantienen.

Por último, el guion, aunque mucho mejor, conserva puntos débiles especialmente en diálogos cursis y que fallan en ser inspiradores para caer en el cliché y la caricaturización (“Wonder Woman 1984” y “Birds of Prey” fueron la cumbre de esto).


Con todo y deficiencias, es innegable que esta versión del director es muy superior, el futuro parece prometedor, la materia prima está ahí y todo parece indicar que veremos en pantalla adaptaciones de Flashpoint y… otra historia que tal vez sea considerada spoiler, y yo no quisiera hacer ningún spoiler, eso sería injusto… sería una… injusticia, (guiño). Y la verdad, por primera vez, estoy muy ansioso y emocionado por lo que viene, pero no dejemos que el Snyder Cut sea un precedente, no nos acostumbremos a re hacer las cosas que no funcionaron, mejor exijamos, como público, la calidad desde el principio.

EPÍLOGO

Y esta es nuestra reseña de “Zack Snyder’s Justice League”, no olvides dejar tu like en Facebook y suscríbete a nuestro canal de YouTube para más contenido similar y lo más importante, no olvides que ser cool, #EsDeGamers.

Si esta reseña fue de tu interés, probablemente quieras leer: Dónde ver el Snyder Cut en México

Comentarios gamers

comments