Kena: Bridge of Spirits, la nueva apuesta indie de PS5

0

El estudio Ember Lab, fundado en 2009 por los hermanos Mike y Josh Grier, se había dedicado a crear comerciales animados para compañías como Coca-Cola y la MLB, también haciendo un fan film de Majora’s Mask — “Terrible Fate”, que se volvió viral. Pero, en el evento digital “The Future of Gaming” de Sony, revelaron su nueva obra, Kena: Bridge of Spirits, un nuevo videojuego que será exclusivo para PS5.

Kena: Bridge of Spirits

Kena: Bridge of Spirits es un videojuego de acción aventura ubicado en un mundo fantástico, lleno de aventura y repleto de combates. Como Kena, el personaje titular, deberás encontrar y hacer crecer un equipo de espíritus pequeños conocidos como los Rot, unas pequeñas y tiernas criaturas de color negro. Aumentarás sus habilidades para poder manipular el entorno, mientras tú te vuelves cada vez más fuerte.

“Cuando éramos niños, nos mudamos mucho, siguiendo a nuestro padre militar en diferentes misiones. Los juegos nos ayudaron a centrarnos y nos permitieron sentirnos en casa sin importar donde estuviéramos. Nuestro amor por los juegos nos empujó a crear el fan film de Majora’s Mask. Crear Kena: Bridge of Spirits era el siguiente paso natural“, dice Josh Grier.

Kena: Bridge of Spirits

Kena: Bridge of Spirits representa un nuevo proyecto de pasión para estos dos hermanos y su nuevo equipo de trabajo. Las búsquedas por contar historias los han traído hasta aquí y estamos seguros que van a continuar hasta encontrar la respuesta. Somos grandes aficionados de los indies, más cuando se pelean en calidad con las grandes producciones de las desarrolladoras AAA.

No olvides pasar de nuevo por esta página, tenemos el resumen entero de lo que se presentó en la “Future of Gaming” aquí. O puedes darte una vuelta a nuestro canal de YouTube, donde encontrarás reseñas y contenido muy interesante. Tampoco olvides que ser cool, #EsDeGamers.

Comentarios gamers

comments

Otros posts del autor:

About author
Andrews

Andrews

Más grande que un charal, pero más pequeño que una sardina. Lo encontramos naufragando en Reditt, lo recogimos para ver qué pasaba. Ahora, acá está y no sabemos cómo sacarlo.