Los Vancouver Titans terminan contrato de todo su roster

0

A quien siga de cerca la Overwatch League (sí, aún existe, y sí, habemos quienes lo vemos), sabe que los Vancouver Titans son uno de los mejores equipos de esta liga de esports. Prácticamente, los enfrentamientos entre este equipo y San Francisco Shock son el equivalente al clásico América-Chivas para gente más a ras del suelo.

Las jugadas de Haksal usando a Genji; JJANU, un tanque brutal que es igual de cómodo con D.va que con Zarya y las heals de Twilight, super preciso con Ana, han sido de lo poco emocionante que ofrecía la liga para los fans de Overwatch. Estamos hablando de un equipo que ha ganado cerca de 950 mil dólares tan solo el año pasado, además de poseer la mayor racha de victorias, con 19 encuentros seguidos.

Pues bien, el día de hoy, el equipo, a través de Tim Holloway, anunció que libera de sus contratos a todo el roster. Esto implica una despedida para los DPS Haksal (quien fue novato del año en 2019), SeoMinSoo y Stitch; los healers SLIME, Twilight y ryujehong; y el tanque Fissure. Además, se van los coach asistentes Yang1 y Andante.

JJANU y el coach titular PaJion habían dejado el equipo el 30 de abril pasado.

¿Qué ocurrió?

La razón es un tema que seguramente a muchos de ustedes los tiene hartas y hartos ya: el coronavirus.

En una carta abierta a los fans, Vancouver Titans declaró que “la organización y el equipo han estado lidiando con una situación muy complicada que incluía información confidencial y confidencialidad de los jugadores que la pandemia Covid-19 hizo aún más difícil”.

La carta agrega que “al comienzo de la temporada, el espíritu del equipo y de la organización estaba en su punto más alto. El equipo estaba listo para vengar su derrota en la Gran Final (contra su eterno némesis San Francisco Shock) y competir una vez más por un campeonato de la Liga Overwatch. Estábamos emocionados de que los jugadores experimentaran Vancouver como su nuevo hogar, y estábamos listos para presentarles a través de contenido y eventos durante toda la temporada cuando se instalaron en su nuevo hogar lejos del hogar en Adamas Esports Training + Performance.”

El texto sigue explicándonos el contexto en el cual estaban los jugadores diciendo que “se les proporcionó un centro de entrenamiento de esports integrado que incluía comidas preparadas por el chef, equipos de alta gama para juegos y ejercicios, y acceso a recursos de entrenamiento físico y salud mental”.

Todo esto se fue al diablo cuando se expandió la pandemia del Covid-19. “El equipo comenzó la temporada con dos victorias convincentes, pero mientras tanto el impacto de COVID-19 se sintió en todo el mundo y todas las empresas se vieron afectadas, incluida la nuestra.”

Como ya no podían viajar (tanto) por las disposiciones internacionales, el equipo se tuvo que quedar en el centro de entrenamiento. Poco después, y viendo que esta contingencia se alargó, se tuvieron que retirar a Corea del Sur, uno de los países, hay que decirlo, que logró reducir mejor su número de contagios.

Se esperaba que el equipo contendiera en la división asiática desde sus casas, pero la realidad es que estaban acostumbrados a jugar con una infraestructura de primerísimo nivel que simplemente no poseían en sus hogares.

Por ello, equipo y jugadores acordaron regresarse a la división norteamericana y buscarle un nuevo equipo a los jugadores coreanos.

¿Qué sigue?

Vancouver Titans aseguró que seguirá en el juego, asegurando que anunciarán su nueva alineación en unos días. El gran detalle es que se supone que el próximo sábado 9 de mayo se enfrentarían con Washington Justice y el 10 de mayo con Florida Mayhem. Básicamente, tienen tres días para formar un nuevo equipo y conseguir dos coach asistentes.

No cabe duda de que este virus ha impactado a todo el mundo de distintas maneras. ¿Qué opinan de esto, gamers? No olviden dejarnos sus comentarios y tampoco olviden que ver esports también #EsDeGamers.

Comentarios gamers

comments

Otros posts del autor:

About author
Ragvalgard

Ragvalgard

Está loco. Se quedó lamiendo el timbre de nuestras oficinas por dos horas, así que la opción era contratarlo o llamar a la policía.