INTERESTELAR, una obra maestra imperdible

0

Nunca me había sentido tan extasiado al terminar de ver una película como aquel día del 2014. Salí de la sala con los ojos rojos y con una sonrisa que me provocaría cansancio en las mejillas al cabo de pocos minutos. Estaba seguro que se había vuelto mi película favorita. No obstante, sentía algo desconcertante en el fondo, melancolía.

Al cabo de algunas semanas, pude descifrar cual era la causa. A pesar de que realmente me sentía dichoso de conocer semejante joya, una cosa era segura, en muchos años no habría nada que me pudiera asombrar como Interestelar lo hizo, arruinando de alguna manera todo lo que estaría por venir; elevando tanto mis expectativas, que lo que antes me parecía malo, paso a cutre, lo que me parecía bueno, paso a insuficiente, y lo que consideraba excelente ahora era tan solo interesante. Literalmente su genialidad erosionó mi capacidad de asombro, y eso, era verdaderamente lamentable. Casi han pasado 6 años y aún estoy esperando a que algo me cautive tanto como lo hizo Interestelar.

El atributo menos importante

Ganó el Óscar a los mejores efectos visuales, y no es para menos, la película luce sensacional, realmente parece que fue filmada en el espacio. De hecho, se trabajó en colaboración con Kip Thorne, un astrofísico acreedor al premio nobel de física y autor del libro llamado Agujeros negros y tiempo curvo. Ayudó a crear un software que les permitía replicar la forma de los agujeros negros y de gusano acorde a todas las leyes físicas.

Interestelar

Sin desmeritar este apartado, Interestellar es mucho más que visuales bonitos y ciencia.

Primer paso a lo esencial

Hans Zimmer es admirado por su característica integración de música electrónica y arreglos sinfónico-orquestales, ganador de premios y reconocimientos como Globos de Oro, BAFTA, Emmy, Saturn, Grammy y un Oscar de la academia por su trabajo en el Rey León. Sus obras más notables están en Gladiator, Piratas del Caribe, Inception, The Dark Knight Trilogy, Rain Man y obviamente Interstellar. La calidad de la banda sonora de esta última es indiscutible, sin embargo su valor esencial no yace ahí, sino en su capacidad de transmitir emociones. Hans utilizó 34 instrumentos de cuerdas, 24 de viento y 4 pianos que giraban en torno a una simple melodía de 5 notas en un piano. Está a lo largo de la película evoluciona, cambia, se perfecciona; se siente orgánica, viva.

El instrumento principal es un órgano, el cual Christopher Nolan (director de la película) asegura, fue puesto ahí por la semejanza que tiene a los pulmones del cuerpo humano; para poder emitir sonido, primero necesita tomar aire. Habiendo momentos en los que se escucha como el instrumento inhala y exhala profundamente cuando hay tensión, como si fuera una persona asustada.

La sensación que te deja es asombrosa, pero profundamente conmovedora.

La trama se sitúa en el espacio, pero no se trata de eso

Cuando Nolan le pidió a Hans el primer demo de Interestelar, no le contó absolutamente nada de la narrativa, ni siquiera le dijo que se situaría en el espacio, lo único que le dio fueron estos dos elementos:

  1. Contexto: un padre abandona a su hija para hacer algo importante
  2. Un diálogo: -“Voy a volver”, -“¿Cuándo?”

A causa de la escueta información que se le fue proporcionada, Zimmer recurrió a su propia relación con sus hijos, imaginándose en esta situación. Literalmente la base de la banda sonora de interestelar está inspirada en el amor que él siente por sus hijos.

Lo esencial

Interestelar se trata del amor que existe entre un padre y su hija.

Jerarquía de valores

Existe una razón más por la cual el órgano fue utilizado como instrumento principal. Su connotación religiosa. A lo largo de la película, un aura metafísica y misteriosa envuelve al viaje de Joseph Cooper (protagonista) y su compañía. Por eso el órgano resultó ser el instrumento idóneo.Al comienzo de la trama Cooper tiene que tomar una difícil decisión; quedarse con sus hijos y esperar a que el resto de la humanidad encontrara una manera de salvarlos, o dejarlos a expensas de su abuelo, para ir a buscar con un grupo de astronautas una manera de salvar a las personas que quedaban en la tierra. A juzgar por el nombre de la película, cualquiera podría augurar que decisión tomó.

Cooper no tenía ni idea de cuando volvería, ni siquiera estaba seguro de que lo haría; la película sugiere el cuestionamiento de si tomó o no la decisión correcta.

Dos pequeñas aclaraciones: 1) lo que estás por leer es mi interpretación. 2) no representa un spoiler.

Que un padre abandone a sus hijos nunca podría verse como un acto ético, sea por la causa que sea. Es aquí en donde entra otra vez esa extraña connotación religiosa que acarrea consigo la película. Pese a que nunca se habla de una deidad o de una religión en particular, puedo concluir que Interestelar también se trata de una decisión religiosa, una basada en valores más altos que la propia ética de Cooper: la capacidad de actuar en pro de la especie humana y no como individuo; literalmente estaba dispuesto a dar su vida en lo que depositaba toda su fe: la humanidad.

Una verdadera obra maestra

Conmovedora, dramática, intensa, suave, reflexiva, enigmática, son tan solo algunos de los matices con los que la película cuenta. Si no la has visto, hazlo, solo pueden pasar dos cosas, y ambas son buenas: 1) que tengas insomnio a causa de una crisis existencial por haber invertido tu  tarde viendo una película grandilocuente que toca temas filosóficos y ontológicos de manera sutil, o 2) que te enamores.

Por último, no olvides visitar esta reseña de Red Dead Redemption II y nuestro canal de YouTube. Recuerda que ser cool, #EsDeGamers.

Comentarios gamers

comments

Otros posts del autor:

About author
Soppier

Soppier

Estudiante de administración de empresas y constante buscador del por qué de las cosas (hasta niveles enfermizos). El soundtrack de los videojuegos y películas resulta ser el elemento más importante para él, comenzando esta gran fascinación a los 8 años, con la banda sonora de Halo CE, que le puso la piel de gallina por primera vez en su vida.