Tom Hanks y Rita Wilson podrían ser la clave en la vacuna del coronavirus

0

Luego del sustote que nos metió Tom Hanks, cuando en marzo reveló que había sido infectado con coronavirus, su sangre podría servir para desarrollar una vacuna contra la enfermedad.

Resulta que el actor y su esposa Rita Wilson fueron aprobados para donar sangre como parte de un esfuerzo por encontrar una vacuna para el coronavirus, también conocido como COVID-19.

Luego de varias semanas en cuarentena en Australia (donde el actor se encontraba rodando una película sobre Elvis Presley), se les autorizó regresar a su hogar en Los Ángeles para continuar su recuperación.

Mientras tanto, investigadores de todo el mundo se encuentran en una carrera contra el tiempo y ellos mismos para encontrar una cura a esta enfermedad que simplemente no tiene para cuándo terminar.

Durante una entrevista con NPR, Hanks reveló que se había descubierto que sus muestras tenían anticuerpos y fueron aprobadas para donar sangre a organizaciones que actualmente están trabajando para encontrar una vacuna. Acto seguido, los actores no solo están esperando que los científicos vengan a ellos, sino que también se acercan de manera proactiva. Al respecto mencionan: “No solo nos han contactado, hemos dicho: ‘¿Quieres nuestra sangre? ¿Podemos dar plasma? “.

Tanto Hanks como Wilson eran casi parte del grupo más vulnerable a la enfermedad, al tener 63 años ambos. El hecho de lograr una recuperación del virus es suficiente buena noticia, y el que hayan desarrollado anticuerpos hace a Tom y a Rita una pareja de lo más épica.

Pregunta, gamers cinéfilos: ¿Creen que Spielberg haga una película de este suceso con Tom Hanks interpretando a Tom Hanks? ¿Tom Hanks salvará el mundo? No olviden dejarnos sus comentarios, revisar otras notas de la página como esta de aquí o pasarse por nuestro canal de YouTube dando clic aquí, y recuerden que correr como Forest también #EsDeGamers.

Comentarios gamers

comments

Otros posts del autor:

About author
Ragvalgard

Ragvalgard

Está loco. Se quedó lamiendo el timbre de nuestras oficinas por dos horas, así que la opción era contratarlo o llamar a la policía.